91 831 45 58

CONSECUENCIAS DE LA SENTENCIA DEL TJUE, DE 14 DE SEPTIEMBRE DE 2016, SOBRE INDEMNIZACIÓN A FAVOR DE LOS TRABAJADORES INTERINOS AL FINALIZAR SU CONTRATO,

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), ha dictado Sentencia en fecha 14 de septiembre de 2016, por la que ha declarado discriminatoria la legislación española, al no reconocer a los trabajadores interinos una indemnización equivalente a la de los trabajadores “fijos comparables” por la extinción de su relación laboral.
 
En concreto, debemos partir de que el contrato de interinidad en la legislación española no tiene indemnización prevista a su finalización.
 
En concreto, la sentencia recoge el supuesto de una trabajadora que prestó servicios desde febrero de 2003 como secretaria en diversas subdirecciones del Ministerio de Defensa, al amparo de varios contratos de interinidad. En concreto, la relación laboral duró 9 años y medio. Y por ello, la trabajadora, no conforme con la decisión empresarial de finalización anticipada de su contrato de interinidad, interpuso demanda ante el Juzgado de lo Social, considerando que su contrato había sido celebrado en fraude de ley. El Juzgado de instancia desestima la demanda, pero el TSJ de Madrid suspende el procedimiento y plantea al Tribunal de Justicia una serie de cuestiones prejudiciales.
 
La Cláusula 4.1 de la Directiva 1999/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, relativa al Acuerdo marco de la CES, la UNICE y el CEEP sobre el trabajo de duración determinada, establece: “Principio de no discriminación. Por lo que respecta a las condiciones de trabajo, no podrá tratarse a los trabajadores con un contrato de duración determinada de una manera menos favorable que a los trabajadores fijos comparables por el mero hecho de tener un contrato de duración determinada, a menos que se justifique un trato diferente por razones objetivas”.
 
La pregunta es: ¿qué es un trabajador fijo comparable? Pues tal y como la define la Directiva, se trata de un trabajador con contrato indefinido, en el mismo centro de trabajo, que realice trabajo idéntico o similar, tanto a nivel de cualificación como funciones. Por tanto, la clave es un trabajador que haga las mismas funciones.
 
Este es pues el punto de comparación que genera discriminación: compararse con un trabajador indefinido de tu centro de trabajo que haga las mismas funciones que tú.
 
En concreto, para el TJUE es clave, y así lo dice expresamente, el hecho de que la trabajadora estuviese durante 7 años consecutivos haciendo las mismas tareas que la trabajadora sustituida, haciendo el mismo trabajo que la trabajadora a la que reemplazó. Y de ahí se puede, según el TJUE, evidenciar la comparación entre el trabajador temporal y el fijo.
   
En este sentido, el TJUE concluye que la normativa española, que no prevé indemnización alguna para la finalización del contrato de interinidad, pero sí lo hace para otros contratos temporales y fijos constituye una diferencia injustificada de trato en relación con los trabajadores interinos, respecto de los trabajadores fijos. Y, es que, en la actualidad, la legislación española establece una indemnización de 12 días por año para el fin de los contratos temporales (excepto para el contrato de interinidad) y una indemnización de 20 días por año para el fin de los contratos fijos. De esta forma, el TJUE “da un toque de atención” al legislador español, que en la actualidad no prevé ningún tipo de indemnización por finalización de contrato al trabajador con contrato de interinidad, mientras que permite la concesión de tal indemnización a otros trabajadores temporales y a los trabajadores fijos.
 
Tres semanas después de la publicación de la sentencia del TJUE, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJ), que fue quien planteó las cuestiones prejudiciales ante el TJUE, ha dictado un pronunciamiento en el que adopta el mismo criterio que el mantenido por el Tribunal Europeo. Por ello, condena en este caso a la Administración al abono de los 20 días por año de servicio.
 
En concreto, se trata de la Sentencia del TSJ de Madrid, de 5 de octubre de 2016, primera sentencia de un Tribunal español que aplica el criterio adoptado por el TJUE en su sentencia de 14 de septiembre de 2016.
 
El TSJ de Madrid establece que, en el supuesto recogido por la sentencia, la finalización del contrato de interinidad tuvo lugar por causas objetivas (en concreto, por la incorporación de la trabajadora sustituida, que generó un excedente de personal, constituyéndose así una causa objetiva por razones organizativas del artículo 52 ET). Por tanto, puesto que si la contratación no hubiese sido temporal, sino “fijo comparable”, la trabajadora habría tenido derecho a una indemnización de 20 días por año trabajado (indemnización que corresponde en los supuestos de despido objetivo), el TSJ concluye que la trabajadora debe percibir igual indemnización que la que correspondería a un trabajador “fijo comparable” de extinguirse su contrato por causas objetivas.
 
Es necesario señalar que el TSJ del País Vasco, siguiendo el criterio marcado por el TJUE, ha dictado ya dos sentencias, elevando a 20 días la indemnización por fin de contrato temporal.
 
Por un lado, la sentencia del TSJ del País Vasco, de 18 de octubre de 2016, Final del formulario
 
recoge el supuesto de una trabajadora que prestaba servicios para la Fundación Vasca de Innovación e Investigación (dependiente del Departamento de Salud del Gobierno Vasco) que, a la finalización de su contrato temporal por obra o servicio (no se trataba, por tanto, de un contrato de interinidad como en las anteriores sentencias), recibió una compensación de 12 días tras tres años de contrato y recurrió ante la justicia.
 
Pues bien, en dicho caso, el TSJ del País Vasco ha condenado a 20 días por año.
 
Por ello, el TSJ del País Vasco ha generalizado el alcance de la reciente resolución del TJUE  también para el resto de contratos temporales (no solo para el contrato de interinidad). Así, la sentencia de la Sala de lo Social establece una indemnización de 20 días por año trabajado para la trabajadora, pese a que considera que su contrato era de carácter temporal, y entiende que la indemnización debe ser la misma que la que tendría un trabajador fijo comparable, despedido por causas objetivas. Por tanto, el TSJ eleva de 12 días por año a 20 la indemnización concedida en este tipo de contratos.
 
Se trata de la primera sentencia que iguala el despido de trabajadores fijos y temporales y eleva la indemnización de un contrato temporal (y no solamente el de interinidad).
 
Ese mismo día, el 18 de octubre de 2016, el mismo TSJ del País Vasco ha dictado otra sentencia en la que equipara la indemnización por finalización de contrato temporal, a aquella que correspondería abonar a los trabajadores fijos (20 días por año de servicio).  La novedad de esta sentencia es que, al contrario que en las sentencias citadas con anterioridad, la sentencia recoge el supuesto de un trabajador que prestaba servicios para una empresa del sector privado (y no para una Administración Pública, como sucedía en las anteriores sentencias).
 
De esta forma, en su sentencia, el TSJPV extiende también al sector privado la elevación de las indemnizaciones de los contratos temporales. En concreto, establece una indemnización de 20 días a la finalización de un contrato por obra o servicio determinado en una empresa privada que, en este caso concreto, se dedicaba a la prestación de servicios de conserjería, limpieza y mantenimiento.
 
Con esta decisión, la Sala de lo Social del TSJ del País  Vasco, de un plumazo, extiende la resolución del TJUE al resto de contratos temporales, aplicándolo tanto en el sector público como en el sector privado.
 
Tal y como han publicado diversos medios de comunicación, la publicación de estas sentencias podría provocar una “avalancha” de reclamaciones de trabajadores temporales en nuestros Tribunales, reclamando una indemnización equiparada a la que hubieran recibido en el caso de que su contrato hubiera sido fijo. Debe tenerse en cuenta que el plazo de prescripción sería el de un año para pedir la diferencia entre una indemnización por fin de contrato temporal y otra indemnización de 20 días por año de servicio.
 
Ello ha provocado asimismo la celebración de reuniones entre el Ministerio de Empleo y Seguridad Social y los Secretarios Generales de los principales sindicatos, con el objetivo de analizar la situación planteada por las recientes sentencias en relación con la contratación de trabajadores interinos (y demás temporales), así como su impacto en las relaciones laborales. En este sentido, la semana pasada se acordó que expertos, a propuesta de cada una de las partes estudien las citadas sentencias y el alcance de las mismas, y elaboren una propuesta, de manera que permita tomar decisiones en el ámbito laboral.
 
Por tanto, en las próximas semanas, será necesario estar atentos a la publicación de nuevos pronunciamientos de los Tribunales, así como a las propuestas del Gobierno en relación con esta cuestión que tanta inseguridad está generando desde la publicación de la sentencia del TJUE.

¿Quieres saber mas?

infórmate
aquí

Lexa Laboral online en la red social